Calendario

  • Confesión: Afroamericanas, Budismo, Ciencia cristiana, Cristianismo, Cristianismo católico, Cristianismo evangélico, Cristianismo ortodoxo, Fe Baha'í, Hinduismo, Iglesia Adventista, Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, Iglesia de Scientology, Islam, Judaísmo, Otras religiones, Paganismo, Sijismo y Testigos cristianos de Jehová

El cómputo del tiempo varía entre los diversos ámbitos culturales humanos en varios aspectos. El primero, es la fecha de la que se parte para establecer el número que se da al año y el segundo es si siguen un cómputo basado en los ritmos del sol, de la luna, se combinan o incluyen algún otro elemento. Esta cuestión lleva a que las fiestas de ciertas religiones no caigan siempre en las mismas fechas por lo que ubicarlas en un calendario común necesita tener esos asuntos en cuenta.

Calendarios solares o lunares

El calendario civil de uso más extendido en el mundo, el calendario común, es solar, sigue el año astronómico y es el que se utiliza en España y sirve de referencia para ubicar las fiestas de las diferentes confesiones que siguen otros calendarios o son móviles. Se basa en el calendario gregoriano, de origen católico.

El calendario lunar más usado en el mundo es el islámico. El año tiene 11 o 12 días menos que el solar con 12 meses de 29 o 30 días, por eso las fiestas islámicas se retrasan 11 o 12 días cada año a lo largo del calendario. Por ejemplo el primer día de ramadán, el mes del ayuno, fue el 1 de febrero el año 1995, el 1 de septiembre en 2008 y el 24 de abril en 2020.

Inicio de los calendarios

El punto de partida de cada calendario también varía. Por ejemplo en el judío se usa la fecha que la tradición rabínica estableció para la creación del mundo (el año 1 correspondería al 3760 del calendario común). En el islámico se parte de la fecha de la Hégira (la salida de Mahoma de la Meca hacia Medina) fechada según el calendario común en el 622. En el cristiano (al que sigue el común) se parte el cómputo del cálculo monacal (que parece que resulta erróneo en unos cinco años) del año de nacimiento de Jesús de Nazaret. Este error permitiría disociar el cómputo de años en el calendario común de una fecha religiosa establecida  y proponer e.c. (era común) o a.e.c. (antes de la era común) para cualquier fecha.